Emprender te proporciona muchos aprendizajes.

Sobre todo, los errores...

Porque cometemos muchos.

Muchííííísimos...

Hay tanta información por ahí…

Tantos gurús que saben lo que nos conviene…

Y tú, que quieres que tu proyecto arranque, lo pruebas todo.

Pero avanzas un poquito pero no suficiente.

Y todo sigue igual…

Aquí una servidora que siempre ha tenido claro que debía de emprender y llevo prácticamente toda mi vida haciéndolo.

Mi primer emprendimiento fue a los 7 años vendiendo piedras de los viajes que hacía con mis padres por Europa…

Bueno vale, el primero más serio fue cuando estudiaba y empecé a trabajar como canguro de perros donde cuidaba y paseaba a perros cuando sus propietarios estaban de vacaciones o estaban trabajando (fui de las primeras, por no decir la primera de mi zona en hacerlo y luego llegaron las copias de nombre y de trabajo…) 

Me sentí una gran emprendedora (como se nota que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo…) 

Porque cuando realmente descubrí lo que significaba emprender fue cuando me lancé al vacío con mi proyecto online, después de años compaginándolo con otros trabajos.

Ahí, justo en ese momento, descubrí toooodo lo que NO estaba haciendo bien.

Estoy dramatizando un poco.

Aprendí todo lo que ya sabía que tenía que hacer (pero no estaba haciendo) y lo que estaba haciendo mal (porque tampoco lo estaba haciendo).

Pero sobre todo, lo que descubrí fue que

Había un montón de frenos dentro de mi que no me permitían avanzar en mi proyecto.

No me faltaban más cursos, ni más programas, ni más webinars. 

No era falta de conocimiento.

¿Qué fallaba entonces?

Yo.

¿Por qué?

Porque tenía que convertirme en una persona que todavía no era.

No sé si te suena el camino del héroe

Te lo cuento en un segundito:

Como se suele ver en todas las películas de super héroes, normalmente un héroe no nace siéndolo de la noche a la mañana, tiene que evolucionar, crecer, aprender a controlar sus poderes, sus miedos y convertirse en ese héroe.

Para emprender (y para la vida en general), sucede lo mismo.

Tenemos que convertirnos en una versión mejorada de nosotr@s mism@s para poder realizar con éxito, todo lo que nos pide emprender online.

¿Y cómo se hace esto?

Emprender es un gran aprendizaje tanto personal como profesional.

Así que, si te sientes…

Escríbeme y pide tu sesión de valoración gratuita y miramos cómo te puedo ayudar. 

O escríbeme por aquí: