Y voy a contarte un poquito de mi historia, y de cómo puedes ser más feliz y disfrutar mucho más de la vida queriéndote, cuidándote y mejorándote para ser una versión más feliz y mejorada de ti.

Durante muchísimos años de mi vida, fui mi peor enemiga y siempre me sentía cansada, agotada, triste e infeliz. Estaba enfadada conmigo y con el mundo.

Cuando la vida me sonreía, tenía momentos de felicidad y me sentía mejor, pero siempre volvía a recaer a este estado de malestar

Hasta que decidí que esto no podía seguir así. En realidad, lo decidí muchas veces. Cada vez que tocaba fondo y me deprimía, decía que tenía que cambiar, que esta vez iba a ser diferente. Pero en realidad nada cambiaba, al cabo de poco volvía a recaer al mismo malestar de siempre. Te suena, ¿verdad?

 

Tenía 25 años y yo solo quería dejar de sufrir

Tuve que recaer de verdad, al fondo del pozo, pero del todo

Y engordé casi 20 kgs, me odié más que nunca, mis expectativas sobre mi futuro y mi vida no se habían cumplido y todavía me frustraba más, tenía una pareja con la que ya no era feliz y mi vida dejó de tener sentido. (Sí, esta de la foto soy yo, ¡casi ni me reconozco!)

Encima, pensando que mejoraría mi vida, elegí adoptar un perro que se convirtió en mi peor pesadilla. ¡Genial! Otra cosa en mi vida que no funcionaba y que solo hacía que complicarme más la vida.

Un cachorro duerme, juega, come y vuelve a dormir, ¿no?  Pues el mío NO dormía, sólo destrozaba. Si a un perro “normal” le costaba aprender algo 5 días, al mío le costaba 10, y así, con todo. Ahora es una delicia de perro pero los primeros 4 años de su vida fue un perro muy difícil (que no malo).

Así que fue un motivo más para hundirme en mi pozo en el que ya llevaba un par de años acomodada. La maldita zona de disconfort

Me había planteado muchas veces si debía terminar con mi vida y así dejaría de sufrir, pero en el fondo, yo no quería morir, solo quería dejar de sufrir, ser alguien que me gustara y tener una vida de la que me sintiera orgullosa. 

Sin embargo, lo que empezó siendo mi peor pesadilla, fue mi salvación: mi perro. Para agotar su insaciable energía, tenía que salir 3 y 4 veces al día para cansarlo, y como tampoco lo agotaba de este modo, empecé a salir a correr, en bici… Y así es como empecé a conectar con el deporte, la naturaleza… y conmigo. 

Tattoo y yo en una de nuestras excursiones en medio de la naturaleza

Volver a hacer deporte, a salir de mi habitación y empezar a pasear otra vez por la naturaleza me despertó. Estamos hechos para estar en movimiento y nuestras vidas sedentarias no solo nos engordan, sino que nos adormecen y nos hace infelices. Así que, al tener que volver a moverme, volví a reactivar mi energía, empecé a activarme y sobre todo, a perder peso y a disfrutar otra vez de la vida. 

El sobrepeso no solo es un problema de salud, sino que mina muchísimo nuestra autoestima y más cuando nunca habías tenido sobrepeso y te comparas con cómo estabas antes y cómo estás ahora. Obviamente no necesitas estar delgada ni tener un cuerpo perfecto para ser feliz, pero gustarte y sentirte cómoda con tu cuerpo es importante también (y más en la sociedad en la que vivimos que le da tanta importancia al físico).  Por eso, perder peso y volver a sentirme yo, también me ayudó a empezar a cambiar mi estado emocional. 

Sin embargo, fue el hecho de salir a correr y empezar a sumar kms que despertó en mi una nueva Marta, la que se sentía capaz de hacer algo que nunca había hecho y que nunca creía que sería capaz de hacer: correr. Y precisamente sentirse capaz de hacer algo “imposible” es lo que me permitió transformarme y convertirme en mi nueva versión mejorada. 

Bienvenid@ a tu versión 2.0, tu versión más feliz

A menudo, lo que al principio parece ser un castigo, termina siendo una bendición. Mi perro me salvó la vida ya que, aunque al principio solo me hundí más, su presencia me obligó a crear cambios en mi vida

Y aquí es donde empezó de verdad, la Marta 2.0: una nueva y mejor versión de mi: 

  • más sana, por dentro y por fuera, 
  • más segura, 
  • que empezó a aceptarse 
  • a abandonar la posición de víctima para pasar a la acción
  • y a descubrir que podía ser feliz con ella misma. 

No fue un camino rápido ni mucho menos fácil, las recaídas forman parte del proceso, y aunque he avanzado muchísimo, todavía queda camino por recorrer. 

Siempre me he considerado muy afortunada por haber tenido unos padres que me han dado todo lo que necesitaba (y más), he tenido una buena educación, me he sentido querida, he podido viajar,… Pero a pesar de todo esto, mi mundo interno era una pesadilla. Mi bajo autoconcepto, mis críticas y comparaciones constantes, mi timidez, mis inseguridades, mis creencias limitantes… Todo esto ha requerido muuuho trabajo y muchas horas de esfuerzo para transformarlo.

Pero estoy muy orgullosa de decir que estoy casi en mi mejor versión 3.0. ¿Será la versión definitiva? Seguramente no, pero he recorrido un largo camino que me ha llevado a ser cada vez más feliz con y a pesar de las circunstancias, de lo que tengo y de lo que no tengo en mi vida, de lo que sucede y de lo que no sucede y sobre todo, a aceptar lo que la vida me depare. 

Tú también puedes ser tu versión más feliz

Si yo lo he conseguido, tú también puedes y ahora tienes la oportunidad de empezar a transformarte a ti y a tu vida:

Por la vía rápida

Si quieres crear cambios de un modo más rápido, sin desvíos y sin perderte por el camino, utiliza mis aprendizajes, mi ensayo y error y las herramientas de los expertos para llegar antes a tu mejor versión. Tienes la academia Becoming disponible para ti y podemos trabajar junt@s para que te acompañe en tu proceso. 

A tu ritmo

Si no tienes prisa y prefieres recorrer tu camino a tu aire, puedes aprender un montón de herramientas que funcionan si las aplicas en tu vida, a través del blog y del apartado de recursos con un montón de guías y herramientas gratuitas. Es un camino más lento, pero también puedes conseguirlo. 

En cualquier caso, te invito a que te inscribas a la Newsletter de Vive Bonito y empieces a descubrir cómo ser más feliz con la guía de regalo “23 hacks para engañar tu mente y ser más feliz”. 

Si estás dentro de la Newsletter, serás el primer@ en enterarte de todo, además, en Vive Bonito hacemos las cosas al revés, cuidamos más a los de dentro, que a los de fuera, así que recibirás material gratuito, descuentos exclusivos y primicias antes que nadie. 

¿Y quién soy yo y qué es Vive Bonito?

Cuando miro hacia atrás, me doy cuenta que estudié psicología por casualidad. Sí, como lo oyes. Cuando estaba en el instituto y tenía que elegir una carrera (porque antes tenías que ir a la universidad sí o sí), no tenía ni la más mínima idea de qué estudiar porque me gustaban mil cosas y también se me daban bien muchas de ellas. 

Así que cuando la psicóloga del centro nos hizo unas pruebas psicotécnicas para saber qué estudiar y encaminarte un poco, en el fondo no fue ninguna sorpresa cuando me dijo: 

“Puedes estudiar lo que quieras porque tienes habilidades para hacer cualquier cosa (menos las mates, que ya sabemos que nunca te han gustado, ejem)”

Por suerte, descubrí las terapias asistidas con caballos y la equinoterapia y lo tuve claro: ¿La posibilidad de trabajar con mi animal favorito, mi gran pasión y ayudar a la gente?

¡Sonaba fantástico!

Así que opté por estudiar psicología para especializarme en las terapias asistidas con los caballos. Sin embargo, a mitad de la carrera de psicología, me di cuenta que no nos enseñaban todo lo que quería saber y que era una ciencia muy cerrada y negativa: siempre centrándose en la patología y en pacientes pasivos, pero yo, que no estaba enferma ni tenía ninguna patología, sufría, me sentía mal conmigo misma y no conseguía encontrar una forma de ayudarme. 

 

La naturaleza me ayuda a conectar conmigo misma, a encontrar respuestas y sentir paz y gratitud absoluta

Entonces empecé a indagar por mi misma leyendo muchísimos libros de crecimiento personal y fue cuando descubrí el Coaching. Se me hizo la luz. El coaching era lo que le faltaba a la psicología: centrarse más en el presente, en resolver problemas y en generar beneficios rápidos y prácticos. Ahora sí que tenía lo que me faltaba para crear cambios en mi misma y para mejorar la forma en la que pensaba, sentía y en cómo me trataba para empezar a ser feliz. Así que hice un Máster de Coaching personal, ejecutivo y empresarial también.

Ahora ya tenía clarísimo que no me conformaría con lo que aprendía en la carrera y me llené de libros para aprender más: Programación Neurolingüística, Psicología Positiva, Tapping, Coaching, psicología de la pareja, relaciones ecológicas, crianza respetuosa, nutrición, deporte, pilates… hasta hice un Máster de educación y psicología clínica canina ya que sí, el perro es el mejor amigo del hombre siempre que se consiga una buena relación entre ambos. La mayoría de abandonamientos de perros no se producirían si el perro recibiera una adecuada educación primaria y su propietario supiera arreglarlo correctamente.

La Psicología Humanista, la Programación Neurolingüística y la Psicología Positiva fueron otro gran descubrimiento para mi, ¡esto sí que conectaba con mi manera de ser! Aquí empezó a cambiar mi perspectiva de la vida y de la psicología…

Cuando terminé la carrera, fui a Estados Unidos a estudiar equitación terapéutica y cuando volví, tenía muy claro que no podía centrarme sólo en un aspecto y, aunque te recomienden lo contrario, tenía que abarcar al ser humano como un ser completo: cuando te cuidas por fuera, te cuidas más por dentro (y viceversa), cuando trabajas un ámbito de tu vida, afecta a todos los demás.

Y sin saberlo todavía, ya había empezado a crear mi propio método: una mezcla de psicología, coaching y todo lo que leía y me parecía útil y me podía aplicar: Psicología Positiva, PNL, ACT, Psicología Humanista, Logoterapia,… También apareció la primera usuaria de mi método (y la que lleva más tiempo aplicándolo): yo misma, mi conejillo de indias particular. 

El método Becoming es el resultado de unir la psicología y el coaching, utilizando las herramientas más útiles de cada uno de ellos.

La definición en inglés de becoming es la acción de “convertirse en”, es decir, “convirtiéndose”. ¿Y por qué convirtiéndose y no convertirse? Pues porque todo cambio requiere acción, movimiento, es un proceso constante y a lo largo de nuestras vidas. 

Para evolucionar como persona, crecer, cambiar conductas que te limitan,…  tienes que hacer un paso hacia adelante para conseguirlo. Pasar a la acción es uno de los pasos más importantes para generar cambios y mi intención es ayudarte a conseguir estos objetivos, HACIÉNDOLOS. ¿Cómo?

Con el método Becoming:

  • Be – Ser. Todo empieza con uno mismo, con conocerte, saber quién eres, qué quieres, tus fortalezas, tus debilidades,… Cuando te conoces, puedes aprovechar tu potencial al máximo.
  • rEpeat – Pequeños pasos pero constantemente. Es mejor hacer poco pero hacerlo cada día que hacer mucho solo una vez a la semana. La perseverancia es tu nueva mejor amiga
  • Creencias – Eres lo que crees, tienes que aprender a utilizar tu mente, tus creencias y tus pensamientos a tu favor para que sumen en vez de limitar en tu vida.
  • Ok – Aceptación. Aceptar tu realidad, a ti mismo y que, de momento, tu realidad es la que es.
  • Me – Yo. Quiérete y cuídate, aprende a ser tu mejor amigo. Si no te tratas bien, si no aprendes a convivir contigo, hagas lo que hagas, seguirás siendo infeliz.
  • sI – Actitud positiva y predispuesta a que te sucedan cosas bonitas. Solo depende de ti decidir cómo vas a mirar el mundo que te rodea, elige ver el lado bonito de la vida.
  • oN – Acción. No hay cambio sin acción ni movimiento, así que, ponte YA en marcha para empezar a crear cambios en tu vida.
  • Gratitud – Dar las gracias por lo que tienes, por lo que no tienes, por todo.
  • * – Deporte y nutrición – un pequeño tip extra. Cuídate por dentro y por fuera, no hay uno sin el otro. Somos un todo. La nutrición es tu combustible, el ejercicio es tu energía, tu motivación, un chute de bienestar para ayudarte a preparar tu estado de ánimo para cambiar tu vida.
"Quiero agradecerte infinitamente esta oportunidad de crecer, de mejorar, de aprender a gestionar, a ordenar, a decidir, a darle luz a cosas guardadas del pasado, y a cosas guardadas para el futuro. Gracias de corazón. Ha sido un placer conocerte".
Julia Pérez

Mi formación no termina aquí, como gran fan de aprender, y buena multipotencialcada vez que descubro algo interesante, intento aprender sobre ello, siempre tengo un libro entre manos, podcasts, vídeos, cursos… Todo lo que me interesa pasa por mi cabeza. Pero me da mucha pereza ponerte una lista de todo lo que he cursado, leído, practicado, etc… Creo que con la información que te proporciono en el Blog encontrarás información suficiente para ver si es afín a tus valores y a tu modo de ver el mundo… 😉

Profesionalmente también he hecho cosas muy variadas. A los 18 años me pagué mis vacaciones trabajando de Canguro de animales: cuidaba gatos, perros, los sacaba a pasear, les daba sus medicinas,… También estuve trabajando mientras estudiaba como administrativa, como instructora de Pilates, como Equinoterapeuta,… 

Y lo compaginé todo con la Psicología y el Coaching porque nunca consideraba que estaba suficientemente preparada para dedicarme exclusivamente a ello. Hasta que me di cuenta que nunca estaría suficientemente preparada: nunca sabré suficientes cosas, nunca aprenderé suficiente ni nunca leeré suficientes libros como para saberlo todo. Así que acepté que sé lo que sé y que cada vez sabré más. Que puedo seguir aprendiendo, puedo cambiar de opinión o puedo reafirmar que sigo creyendo lo mismo y no pasa nada, porque toda información aplicada es útil y válida y que siempre será útil para alguien, pero sobre todo para mi.

Empecé en el mundo de los blogs antes de terminar la carrera como forma de practicar y aplicar lo aprendido. Tenía mi blog de “psicóloga en prácticas” y ayudaba de forma gratuita a los lectores. Pero ya descubrí entonces, que quería trabajar online, y empecé a buscar la manera de trabajar 100% online y conseguir libertad geográfica y temporal. 

Pero trabajar online requiere habilidades diferentes de las que necesitas offline y después de ir “a mi aire”, me di cuenta que si quería avanzar, necesitaba buscar ayuda de expertos, así que decidí formarme en la Escuela de Nómadas Digitales  de Antonio G donde podría aprender tooodas las habilidades para poder trabajar 100% online: desde aprender Copy, pasando por las automatizaciones, las estructuras adecuadas de venta, marketing, wordpress… Vaya, todo el proceso desde empezar tu proyecto hasta ser completamente autónomo y poder disfrutar del trabajo 100% online, con la posibilidad de ser nómada digital. 

Porque emprender es una gran forma de crecer y evolucionar como persona ya que no es fácil y requiere mejorar muchas habilidades personales y profesionales. 

No hay crecimiento profesional sin crecimiento personal

He colaborado en...

La filosofía en Vive Bonito

Considero que los humanos somos mucho más que un cuerpo o una mente y que para tratar la mayoría de problemas que nos afectan en el siglo XXI hay que trabajar distintos ámbitos de manera conjunta y global. Y en Vive Bonito lo hago mediante técnicas propias de la psicología humanista y positiva, integrando aspectos del coaching y de otras técnicas y corrientes psicológicas que considero útiles e interesantes (PNL, Tapping, Terapia Breve, Terapia de Aceptación y compromiso,…) que voy incorporando a medida que voy descubriendo, probando y me van gustando.

Aunque mi filosofía de trabajo va variando a medida que voy descubriendo y probando cosas nuevas, y no me gusta encasillarme en ningún sitio porque me gusta utilizar lo mejor de cada corriente, podría decir que mi filosofía es la siguiente:

  • El modelaje. De pequeños aprendemos a ser personitas a través del modelaje, es decir, imitando. Por eso, es una herramienta muy útil para imitar a los que ya han conseguido lo que nosotros queremos conseguir, por ejemplo.
  • Intento no describir ni analizar problemas para encontrar causas mirando al pasado, intento mejorar los aspectos necesarios para conseguir los objetivos y la felicidad centrándome en el presente y el futuro más que en el pasado.
  • Considero que se pueden enseñar y modificar conductas para conseguir resultados. Por ende, se puede aprender nuevas conductas se tenga la edad que sea.
  • Las personas utilizan sus herramientas personales para hacer las cosas lo mejor posible aunque en ocasiones, no consigan los resultados esperados.
  • El psicocoaching es un proceso enfocado a pasar a la acción.
  • No me gusta clasificar a las personas ya que acabas encasillando y en vez de ayudar a mejorar, cambiar y curarse, se sienten más atrapadas.
  • No soy reduccionista, considero que la genética y los procesos químicos del cerebro no nos controlan ni nos definen, sólo nos pueden condicionar un poco. Tener una familia con sobrepeso no te convierte en un obeso per se. El factor ambiental es igual o más importante que la genética.
  • Me gusta utilizar preguntas como: ¿Cómo? ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? Más que ¿Por qué?
  • Las palabras crean nuestra realidad y debemos aprender a utilizar nuestro vocabulario a nuestro favor.
  • Mente y cuerpo son partes diferentes de un mismo sistema, sin uno no hay otro. La salud influye en la mente y la mente en la salud, no podemos separar una de la otra.
  • El fracaso es un resultado. Ni te define ni te limita, simplemente es un resultado no esperado. Si lo que haces no funciona, haz algo diferente.
  • Si ellos han podido, tú también. Cuando una persona es capaz de hacer algo te está demostrando que es posible hacerlo y, por tanto, tu también puedes hacerlo.
  • Si un ámbito de tu vida se tambalea, si el resto de tus ámbitos no son muy fuertes también tambalearán.
  • Cada persona es diferente y cada persona tiene necesidades distintas.
  • Cambiar es una decisión propia y personal. Sólo depende de ti.
  • Un paciente es una persona pasiva. En Vive Bonito eres un usuario activo: sin tu implicación y participación activa no tiene ningún sentido realizar ningún proceso de psicocoaching.
  • La vida sucede y podemos luchar contra ella o aceptarla y, dentro de nuestras circunstancias, crear nuestra mejor vida posible, “a pesar” y “aunque” lo que nos sucede. 
  • La naturaleza te ayuda a encontrarte, a responder tus preguntas, a relajarte y a sentir paz. Hazla tu aliada.
  • Vive, cuantas más experiencias, cuanto más estés dispuest@ a decir “sí a todo”, más aprenderás, más disfrutarás y más viv@ te sentirás (aunque incluya perder y sufrir de vez en cuando, pero forma parte de vivir).
  • Aplícate el cuento. Intento ser la primera en probar lo que recomiendo a los demás. Ser psicóloga y coach no me excluye de tener problemas ni de ser imperfecta. Todos tenemos cosas para mejorar y trabajar e intento hacer mi parte para ser mejor persona y más feliz. Como dijo Gandhi “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Y lo mejor que podemos hacer para tener un mundo mejor, es ser felices. Cuando somos felices, sonreímos más y tratamos mejor a los demás y estos también serán más felices y trataran mejor a los demás. Y como una cadena de favores, el mundo estará mejor tratado y lo cuidaremos más. Así que, a ser ¡felices!, ¿Verdad?

Mi misión es proporcionar técnicas y herramientas para que seas tú quien consiga los objetivos que te propongas, solucionar conflictos o acercarte a tu mejor versión.

A veces sólo necesitas un empujón para conseguirlo y ése empujón soy yo 😉

El Manifiesto de Vive Bonito

¿Te gusta? Compártelo, descárgatelo, imprímelo.