Esta semana cayó Whatsapp, Instagram y Facebook y me recordó la metáfora de la mesa.

Ahora es cuando me dices,

¿Qué tiene que ver whatsapp con una mesa?

Así a priori, poca cosa, pero cuando te das cuenta que la principal fuente de comunicación con los demás deja de funcionar, si no tienes un pla B (como Telegram), puedes quedarte desconectad@ del mundo.

Lo que nos está enseñando la caída de Whastapp es que, si solo tienes una conexión con el exterior, cuando esta cae, te quedas sin nada. Queda claro que necesitamos más de un tipo de conexión.

Tener una sola forma de comunicación es un riesgo porque si deja de funcionar, te quedas incomunicad@.

¿Cómo es tu mesa?

Deja que te lo explique con este ejemplo:

Imagina que tienes una mesa. Sí, la típica mesa con patas.

¿Cuántas patas tiene?

Si solo tiene una pata, necesita que sea lo suficientemente gruesa y con una buena base para poder mantener la mesa en pie. Sin embargo, si esta pata se rompe, te quedas sin mesa.

Si tienes dos patas, es más probable que se mantenga en pie (siempre dependiendo de la forma y la ubicación de cada pata).

Con tres patas, ya tienes más estabilidad. Si se rompe una, puede que se siga aguantando muy bien la mesa.

Con cuatro todavía más, y así sucesivamente.

Pero bien, lo importante de las patas, no es solo la cantidad sino la calidad. Como te decía antes, es importante que tengan una buena base, un grosor mínimo, que estén bien repartidas por la mesa…

Y bueno, ¿por qué te estoy hablando de mesas y de patas?

Nuestra estabilidad emocional debería depender de muchas patas

Porque la mesa representa nuestra estabilidad emocional.

Y las patas, son los puntos de apoyo para mantener este equilibrio (y las posibles cargas que haya encima de la mesa, como dificultades, imprevistos, etc…)

Cada pata es un punto de apoyo distinto. Cuanto más gruesa y más bien ubicada, más importante será este apoyo.

En el bienestar personal, se suele hablar de:

  • Relaciones sociales (conocidos)
  • Afectos (familia y amigos)
  • Aficiones (ocio)
  • Sentimiento de utilidad (actividades laborales, de ayuda a otros,…)

Sin embargo, estos puntos de apoyo (o patas de la mesa) pueden ser cualquier aspecto importante para ti.

Tú eliges lo que representan.

Por ejemplo, en tu negocio podríamos utilizar esta metáfora de la mesa como un ejemplo de tener varios clientes para no perder todo el equilibrio si solo tienes un cliente importante y de repente lo pierdes.

Además, en esta mesa, puedes añadir travesaños para aumentar la estabilidad, que pueden significar áreas que se retroalimentan. Por ejemplo, cuando la vida social mejora tus aficiones y tu tiempo de ocio (y viceversa).

Limitar nuestro equilibrio a un solo pilar nos hace frágiles

Y para terminar, también puedes añadirle barniz para que el estado de la mesa se mantenga bien durante más tiempo. ¿En qué consiste este barniz?

Los hábitos y las conductas saludables que mantienen tu estabilidad personal en buen estado. Como cuidar a tus amigos, hacer deporte, comer de forma saludable,…

Recuerda, cuantas más patas tengas, más fácil será mantener la tabla en pie. Así, cuando en una etapa de tu vida fallen varios ámbitos, tendrás otros que te sostienen.

Lo que puedes hacer hoy…

Vamos a reflexionar un poquito:

  • ¿Qué es tu mesa en tu vida?
  • ¿Cuántas patas tiene?
  • ¿Puedes añadir alguna más?
  • ¿O quizás puedes aumentar su grosor, su ubicación y su estabilidad?
  • ¿Cómo son estas patas?
  • ¿Se aguantaría la mesa si perdieras una pata? ¿Y dos?
  • ¿Tiene travesaños? ¿Cuáles?
  • ¿Y barniz? Descríbelo.

Dime, ¿estarás más preparad@ para afrontar cualquier problema como la caída de Instagram, Facebook y Whatsapp o cualquier pérdida de alguna de las patas de tu mesa?

— No te creas nada de lo que leas al 100%. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo.

author-sign

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre la autora

¡Hola! Psicóloga, Coach, Escritora, Equinoterapeuta, etc... Aprendiz de la vida y de la naturaleza, siempre dispuesta a aprender y a descubrir algo nuevo. Me encanta disfrutar de los pequeños grandes placeres de la vida: leer, las puestas de sol, la naturaleza, las croquetas, la música, los pasteles,... ;)

Te puede interesar...