Normalmente se habla mucho de la importancia de:

  1. Tener objetivos
  2. Planificarlos con el estilo SMART.

Y sí, es importante, ambos.

Pero hay algo muuuuuuucho más importante del que se suele hablar menos…

Sí, estás en lo cierto: el plan de acción.

En realidad, un plan de acción no es más que eso, un plan para pasar a la acción siguiendo pequeños pasos que te acerquen a lo que quieres conseguir, una hoja de ruta, un mapa.

Y aunque es tan obvio, nunca lo hacemos o nunca lo detallamos para que sea realmente eficaz, así que hoy vamos a crear un plan de acción para que lo consigas.

Tener los objetivos claros

Antes de empezar, quería hacer un pequeño inciso con los objetivos.

Si no conoces qué es la Regla SMART, es una técnica que se utiliza para establecer objetivos de un modo que permita controlar su cumplimiento, es decir, que sea más fácil que los consigas.

Sus siglas en inglés significan:

  • Específico.
  • Medible.
  • Realizable.
  • Realista.
  • Con fecha límite.

Sin embargo, a mi me gusta añadir algunos más:

  • Que sea positivo. Tienes que centrarte en lo que quieres, no en lo que NO quieres.
  • Que tengas claro para qué lo quieres conseguir.
  • Qué herramientas dispones y cuáles vas a necesitar para conseguirlo.

Hoy no voy a centrarme más en esto porque en Vive Bonito tienes un curso entero Objetivo: Conseguir Objetivos, que entra en detalle, entre otras cosas, sobre cómo establecer objetivos, cómo saber si es un deseo interno o externo, descubrir tu para qué detrás de cada objetivo, más toda la información y los pasos para crear tu plan de acción… Puedes mirar más información aquí.

Las 5 W más 1 H

En inglés, hay 5 preguntas que empiezan con W que te permiten analizar tus objetivos y ayudarte a planificar el plan de acción.

Son las siguientes:

  • When – cuándo quieres conseguirlo. Importante tener una fecha realista como punto de referencia para que no quede como un sueño eterno…
  • Why – Por qué. Como te decía anteriormente, saber qué hay detrás de ese deseo y por qué quieres conseguirlo.
  • Where – Dónde lo quieres conseguir. Definir el entorno también ayuda a clarificar y a tener más información.
  • Who – A quién afectará, a quién vas a necesitar para conseguirlo, o a quien implicarás para cumplir tu sueño. Es importante que todo lo que quieras conseguir sume a tu alrededor y no sea un problema para los demás, del mismo modo que puedes aprovechar a tu entorno para ir más rápido a conseguirlo. Pide ayuda si lo necesitas.
  • What – Qué quieres conseguir exactamente. Sé específic@.
  • How – Y aquí el que nos interesa hoy, cómo lo vas a conseguir, qué vas a hacer para conseguirlo, cuáles serán los pasos, qué herramientas necesitas…

Cuando tengas todo esto claro, estás preparad@ para pasar al plan de acción.

El plan de acción paso a paso

En realidad, hay muchos modos para crear tu plan de acción, pero te voy a proponer que empecemos por el final.

Elige uno de tus objetivos, me da igual si es un objetivo pequeño como leer 2 páginas cada día o uno más grande como correr una maratón.

Por ejemplo, voy a utilizar el objetivo de sentirme cómod@ y relajad@ hablando en público delante de 100 personas, dentro de 3 meses.

Como es un poco difícil de definir qué significa exactamente “cómodo y relajado”, lo he definido como un estado en el que pueda hablar sin que se seque la boca, ni palpitaciones ni sudores, con la comodidad de poder hacer bromas y ser elocuente porque mi mente no está bloqueada por los nervios.

Bien, ahora vamos a centrarnos en este objetivo cumplido.

La visualización inicial

Quiero que cierres los ojos y te imagines cumpliendo ese objetivo.

En nuestro caso, estamos haciendo una charla delante de 100 personas y lo estamos haciendo genial. Nos sentimos cómod@s, segur@s,… Y estamos mirando a las personas que están delante y se ve como disfrutan, se lo están pasando bien.

Aprovechamos para sentir nuestras emociones, cómo estamos viviendo el presente y nada más, cómo se nota la energía del público feliz, de cómo fluye todo.

¿Te sientes bien?

Genial, este es el objetivo.

Tienes que impregnarte de estas emociones positivas, de sentir la satisfacción de haberlo conseguido.

Los pasos previos

Ahora, con estas emociones, quiero que empieces a apuntar todos los pasos que crees que has hecho para llegar ahí.

Da igual si no están en orden, tú solo escríbelos, ya los ordenarás e identificarás luego.

Te puede ayudar poner un papel en el suelo con tu objetivo final y ponerte encima con los ojos cerrados. Luego, ve dando pasos hacia atrás y deja que vayan llegando las ideas de los pasos anteriores que has realizado para llegar a tu destino final.

En nuestro caso podemos poner:

  • Practicar delante del espejo.
  • Escribir fragmentos de textos para memorizar.
  • Practicar con mi pareja.
  • Apuntarme a clases de oratoria.
  • Observar a oradores profesionales y fijarme en cómo lo hacen.
  • Realizar una charla delante de 5 personas conocidas.
  • Realizar una charla delante de 5 personas desconocidas.
  • Realizar una charla delante de 10 personas.
  • Practicar con mis amigos y familiares.
  • Realizar una charla delante de 25 personas.
  • Realizar una charla delante de 50 personas.
Photo by Felipe Furtado on Unsplash

Ordenar y priorizar

Una vez tienes todos los pasos que se te han ocurrido, los puedes ordenar por dificultad, de menos a más y por importancia.

Por ejemplo, pondríamos nuestros ejemplos así:

  • Observar a oradores profesionales y fijarme en cómo lo hacen.
  • Escribir fragmentos de textos para memorizar.
  • Practicar delante del espejo.
  • Apuntarme a clases de oratoria.
  • Practicar con mi pareja.
  • Practicar con mis amigos y familiares.
  • Realizar una charla delante de 5 personas conocidas.
  • Realizar una charla delante de 5 personas desconocidas.
  • Realizar una charla delante de 10 personas.
  • Realizar una charla delante de 25 personas.
  • Realizar una charla delante de 50 personas.

Quizás el primer paso podría ser directamente apuntarte a clases de oratoria, pero no tienes el dinero o no tienes la disponibilidad para hacerlo, así que puedes realizar prácticas de un modo autodidacta hasta que puedas apuntarte. Hay que adaptarse a las circunstancias personales, aunque no sean las ideales.

No cierres la lista, la puedes aumentar, modificar o borrar cuando lo creas necesario.

Desglosar en mini objetivos

Ahora, ha llegado el momento de desglosar los puntos de nuestra lista en pequeños objetivos. Vamos a elegir algunos:

  • Observar a oradores profesionales y fijarme en cómo lo hacen:
    • Elegir un día a la semana para dedicar 1 hora a buscar en youtube oradores.
    • Tomar nota de lo que hacen que me gusta.
    • Tomar nota de lo que hacen y no me gusta.
    • Practicar lo aprendido
  • Practicar lo aprendido de los oradores:
    • Cada miércoles dedicar 1h hora a escribir con los ejemplos de los oradores.
    • Practicar lo escrito en el espejo.
    • Grabarme para ver en qué fallo.

Como ves, ha surgido otro punto a tener en cuenta y lo he añadido y desglosado.

Así con todos.

Los recursos necesarios

Para conseguir lo que quieres conseguir, necesitas ciertos recursos. Estos son tus habilidades, tus conocimientos, tus fortalezas, tus contactos,…

Y lo importante de este punto es tener claro cuáles tienes y cuáles no. Si necesitas algún recurso que no tienes, puedes investigar si puedes pedir ayuda a alguien, contratar, formarte, etc, para poder resolver esta carencia.

Así que, de todos los mini objetivos anteriores,

  • ¿Tienes todos los recursos que necesitas?          
  • ¿Dónde los puedes encontrar?
  • ¿Puedes pedir ayuda a alguien?
  • ¿Puedes formarte?

Como habrás visto, uno de los primeros puntos que escribí fue buscar vídeos en YouTube. Esto puede ser un buen modo de conseguir esos recursos que te faltan o descubrir cuáles necesitas para conseguir cierto paso de tu plan de acción, o si no los conoces.

Si descubres que hay algún paso que deberías añadir en tu lista de objetivos para aprender una habilidad o pedir ayuda a alguien, apúntalo y desglósalo también si hace falta.

Planificar

Una vez has desglosado los puntos en pequeños objetivos, puedes ponerlos en tu agenda con fecha y tiempo específico para realizarlo.

Aquí es importante tener en cuenta que somos excesivamente optimistas y vamos a pensar que tardaremos menos y lo haremos todo más rápido de lo que realmente somos capaces de hacer, así que te animo a que pongas menos objetivos en la agenda y les des el doble (o el triple) de tiempo.

Hay distintos modos de poner esta planificación. Puedes ponerlo en tu agenda, o Google calendar), en planificadores mensuales, semanales, diarios, mediante esquemas, tablas…

Elige lo que te vaya mejor y te ayude a verlo de un modo más fácil y rápido.

Photo by STIL on Unsplash

Los obstáculos

Algo que muchas veces obviamos, son los obstáculos.

Aunque tengamos un plan de acción, hayamos establecido objetivos y estén desglosado en objetivos de proceso, hay algo que es inevitable y que tenemos que ir adaptándonos a ello. Esto es, la vida.

En nuestro día a día, habrá imprevistos, días con más o menos energía, problemas de todo tipo, cambios de planes, procrastinación, y es importante tener en cuenta estos posibles obstáculos a la hora de planificar.

Si cuando planificas, te anticipas y tienes en cuenta los posibles obstáculos que te encontrarás a lo largo del camino, es mucho más fácil (y más probable), que puedas seguir avanzando.

Haz una lista de posibles obstáculos que te puedes encontrar y mira de buscar alternativas para estar preparad@ si suceden.

Revisar

Los planes están para cambiarlos. No es un plan de acción inamovible. No tengas reparo en cambiarlo, adaptarlo o modificarlo cuando sea necesario.

Si no consigues avanzar, fíjate en dónde está el reto. Quizás necesitas crear un paso intermedio.

Si no paras de procrastinar y evitar lo que “tiene que hacer”, quizás hay beneficios ocultos de NO conseguirlo que tienes que trabajar o algún problema de creencias y mentalidad.

Analiza siempre lo que está fallando, no te conformes ni abandones antes de tiempo.

Practica la perseverancia si es necesario, pero no abandones.

Visualizar el camino

No te olvides de seguir visualizando tu objetivo, tu camino hacia allí, tu energía y tu motivación. Piensa que estas emociones positivas que sientes al visualizar tu sueño cumplido son tu combustible.

¡Aprovéchalas!

En Vive Bonito tienes un reto gratuito para aprender a visualizar ya que es una herramienta muy útil, no solo para motivarte y ayudarte a crear un plan de acción, sino también para aprender y practicar nuevas habilidades.

Puedes apuntarte aquí.

Y si necesitas ayuda, no dudes en contactar conmigo para que te ayude a crear este plan de acción.

— No te creas nada de lo que leas al 100%. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

author-sign

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre la autora

¡Hola! Psicóloga, Coach, Escritora, Equinoterapeuta, etc... Aprendiz de la vida y de la naturaleza, siempre dispuesta a aprender y a descubrir algo nuevo. Me encanta disfrutar de los pequeños grandes placeres de la vida: leer, las puestas de sol, la naturaleza, las croquetas, la música, los pasteles,... ;)

Te puede interesar...